” No hay mal que cien años dure ni pena que el chocolate no cure.”

Los días 21 y 22 de septiembre tuvo lugar en la ciudad de A Coruña la celebración de la IX Xuntanza de Bloggers Gastronómicos de Galicia y que mejor forma de comenzar un fin de semana tan especial que hacerlo en uno de los locales míticos de la ciudad: Bonilla a la vista

Bonilla a la vista, Calle Galera 52

Un poco de historia:

Bonilla a la vista por qué?

El padre de César Bonilla fué cabo de maniobra y cuando volvía albarco gritaba la proclama “Bonilla a la vista” para responder a la típica frase “alto quién va”. De ahí el nombre de la empresa.

Bonilla a la vista cuándo y dónde?

La primera churrería la abre Salvador Bonilla en 1932 en Ferrol, con tanto éxito que en 1949 nace la primera en A Coruña ( calle del Orzán 138), que se trasladará a la calle Galera, donde sigue en la actualidad, en 1958. Es en ese momento cuando dejan de elaborar patatas fritas ante la imposibilidad de hacerlo de forma artesanal, aunque volverá a hacerse en 1988 con la creación de la fábrica Bonilla a la vista en el polígono de Sabón (Arteixo).

Desde los años 90 hasta el 2000 se abrirán 6 tiendas más en A Coruña.

Bonilla a la vista cómo?

Bonilla a la vista, con su elaboración artesanal y una materia prima de la mejor calidad se va convirtiendo poco a poco en un referente y así en 2008 es elegida la mejor PYME agroalimentaria gallega del año por los clientes de Carrefour entree otras 90 empresas y 625 productos gallegos.

Sus productos llegan a Barcelona de la mano de Olivias Selección en el año 2010 distribuyendo patatas, churros y chocolate a los establecimientos de la ciudad.

En el Reino Unido (2013) se pueden encontrar hasta en la oficina del mismísimo alcalde de Londres (Boris Johnson) una lata de patatas Bonila.

En Estados Unidos el gran chef José Andrés incorpora a su negocio las patatas Bonilla.

En Francia (2014) gustan tanto que se venden en la selecta La Grande Épicerie de París y llegan a aparecer en la campaña publicitaria de la gran firma Balmain (primavera-verano 2014)

Bonilla llega incluso a Corea, donde aparecen en televisión. Actualmente se transportan allí 2 contenedores llenos de patatas Bonilla cada mes.

En 2017 recibe el Premio Picadillo al mejor productor por su trayectoria empresarial.

La Xuntanza:

Y aquí , en su emblemático local de la calle Galera es donde nos damos cita a primera hora de la mañana para comenzar un fin de semana inolvidable.

Bonilla a la vista tiene una decoración que transmiten calidez y ambiente familiar, es de esos locales ideales para compartir momentos con su magnífico chocolate con churrros. Tradición y calidad en un entorno de lo más acogedor.

Sus churros son una exquisitez que no podeis dejar de probar, elaborados con harina, sal marina y aceite de oliva , se mantienen crujientes durante 4 horas después de su cocinado.

En esta ocasión tuvimos la gran suerte de conocer a César Bonilla Vázquez , tercera generación de una familia dedicada a la gastronomía, en persona. Su esposa, Lolita Bonilla, falleció en 2016 después de toda una vida tras el mostrador de la churreria de la calle Galera. Él tuvo la deferencia de pasarse a saludarnos, lo cuál agradecemos muchísimo.

César Bonilla Vázquez

Y después de haber pasado un rato estupendo, saludando y compartiendo , aquí es donde hacemos la primera foto de grupo de la Xuntanza. Sin duda , un comienzo por todo lo alto.

IX Xuntanza Bloggers Gastronómicos de Galicia

No puedo dejar de comentaros en Bonilla a la vista, además de degustar ese chocolate con churros que ya estoy hechando de menos, nos obsequiaron con dos bolsas de sus estupendas patatas fritas, seleccionadas cortadas al milímetro y fritas en aceite de oliva. Deliciosas. Os dejo una foto para que si las veis a la venta no las dejeis escapar sin probar.

Patatas fritas Bonilla a la vista

Si pasais por A Coruña no dejeis de visitar este magnífico local, os encantará seguro.

Os dejo ubicación e información.

DIRECCIÓN

Calle Galera, 52
15003 – A Coruña
981 22 70 75

HORARIO

Lunes a viernes: de 7.00 a 13.00 y de 17.30 a 22 h
Fines de semana y agosto: abierto hasta las 22.30 h
Solo cerramos el 24 de diciembre por la tarde, el 25 de diciembre todo
el día y 1 de enero todo el día.


2 respuestas a “” No hay mal que cien años dure ni pena que el chocolate no cure.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s